Vivienda en Benidorm

Una realidad muy próxima.

POR EL COMERCIO Y LA VIVIENDA DE BENIDORM

 

Los problemas que ciñen a nuestra ciudad respecto a la vivienda es muy crítica.
Hasta tal punto, que de seguir así, podemos estar hablando que en unos años, el valor de un alquiler pequeño se podría equiparar a la totalidad de un Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en España. Una situación con tanta incertidumbre tanto para el propietario como para el inquilino.

Además, otro factor que hacen que la vivienda en la
ciudad esté en una situación tan alarmante, es que al
tener precios tan elevados, la accesibilidad de compra y/o alquiler, mayoritariamente, será dado desde el exterior: extranjeros nacionales e internacionales.

Dando así lugar, que la ciudad disminuya en el número de empadronados. Puesto que los propietarios, en su gran mayoría, adquieren propiedades en Benidorm para uso turístico en temporadas vacacionales.

Todas estas consecuencias perjudican únicamente a los restantes habitantes que viven y trabajan en ella. Desde CVBenidorm, queremos dar a conocer aquellos impedimentos, que no de hacer nada, podrían llevar a la ciudad en una situación en la que ya no se pueda llevar ninguna solución.

Por ello, creemos que este es el momento adecuado. Que ahora sí se puede corregir y cambiar el rumbo de Benidorm, a mejor. Empezando desde algo tan básico y primordial como es la vivienda. Y solamente se consigue, si primero nos percatamos de aquellas incidencias en nuestra propia ciudad:

. Viviendas Vacías. Desde que 2014 salió a la luz que había más de 4000 viviendas vacías, no se sabe nada de ellas. Y servirían como herramienta para el control del precio en la oferta y la demanda.

. Precio alquiler desorbitado. Benidorm, cuenta con uno de los suelos más caros de la Comunidad.

. Nula protección a Propietarios e Inquilinos.Nos encontramos que ni con el nuevo RDL (Real Decreto Ley), por un intento de rebajar el precio, no solamente surge efecto, sino que además, deja en sin protección al propietario.

. Pocas ayudas para alquiler a personas con delicada situación económica. En la situación de muchas familias y parejas, es difícil afrontar un alquiler, por su elevado precio y la incertidumbre laboral actual.