Reciclar // Plásticos

Una realidad muy próxima.

POR EL COMERCIO Y LA VIVIENDA DE BENIDORM

 

 Al comprar tu refresco, pagar 10 céntimos de más y, y cuando retornas el envase, la tienda te devuelve el dinero. No has generado ningún residuo y el establecimiento podrá reutilizar tu recipiente. Este método de reciclaje, conocido como sistema de retorno, es una realidad en países como Alemania, Noruega, Finlandia, Países Bajos, Suecia o Israel. España, desde los últimos dos años, se ha puesto mediante alguna empresa innovadora, ha implementar algunas máquinas de pago de reciclaje en zonas como Murcia, Zaragoza, Asturias, La Rioja, Pontevedra, Toledo, Cataluña, Sevilla, Jaén y Bizkaia. Otras como Baleares y Navarra tienen una normativa que estudia su implantación.

Este sistema queremos que Benidorm se convierta en la ciudad pionera en su totalidad, y que se encuentren en todas las zonas posibles, para así, de un modo, contribuir con el medio ambiente. Si las máquinas un promedio de 1 céntimo, por poco que sea, seguramente ayude a reciclar y no tener tantos plásticos en el mar y océanos.  

 

La producción de plástico representa cerca del 7% de las extracciones globales de petróleo y es uno de los productos más difíciles de reciclar.

Con esto en mente, los científicos de Japón han creado una máquina que convierte el plástico de vuelta al petróleo. El nuevo invento nipón utiliza un calentador eléctrico, por lo cual no produce contaminación y puede procesar plásticos tipo 2 y 4, que abarcan el poliestireno y polipropireno, más no del tipo 1, mejor conocido como el plástico usado en botellas PET.

Blest, la compañía responsable de este producto comercializa la versión pequeña por US$9.500 dólares en Japón y con este proyecto esperan no sólo reciclar el plástico para evitar que terminen como elemento de contaminación sino también demostrar el valor que tiene ambos productos y no solo considerarlo como un desecho para de esta forma crear una cultura de la reutilización.