Comercio

POR EL COMERCIO Y LA VIVIENDA DE BENIDORM

 

Desde nuestra agrupación queremos potenciar a los pequeños comercios.

Sabemos que son un pilar fundamental para la economía de Benidorm.

Si en España, el 95% de las empresas son PYME, un dato que no podemos olvidar y debemos tener en cuenta en todo momento, ya que para hablar de Benidorm, hablamos de una gran similitud.

Y es que somos una ciudad que sin todos aquellos pequeños comercios y autónomos, se perdería un bloque muy fuerte económico y social. Actualmente, Benidorm no se encuentra en una situación apta en lo que respecta a éste tema.

Los problemas que ciñen al pequeño comercio son:

Bajas ventas por aparición de grandes industrias. Así es, la aparición de varios supermercados, hacen destruir más empleo y clase social que lo contrario que se puede llegar a pensar. Por no mencionar, la diferencia salarial así como ventajas laborales que se puede llegar a tener en un pequeño comercio.

Desconocimiento de las tecnologías. Y es que no estar al tanto de las nuevas TIC (Tecnologías de la Información y Comunicación) provocan que muchos comercios no puedan llegar a todos los clientes potenciales, así como destacar su propia marca.

Locales muy caros para alquiler. Sin duda, hay un descontrol total de los precios en Benidorm. Y ello dificulta más el desarrollo de muchos comercios. Ya que el beneficio que puedan percibir, se ve afecta- do por la subida de precio de alquiler año tras año.

Poco apoyo al desarrollo de los negocios de barrioAunque se saquen medidas para incentivar ésta economía, se ve perfectamente que ni se acatan bien ni se puede llegar a apreciar resultado alguno. Y es que ayudas temporales, como parches, acaban siendo una inversión sin retorno, es decir, un gasto.

Falta de asesoramiento comercial y financiero. Indispensable para cualquier empresa, tanto para su inicio como para su desarrollo.

En los últimos 10 años, Benidorm ha perdido más de la mitad de sus comercios. Y no parece que exista cambio alguno a ésta situación. De seguir así…
Sin duda, la crónica de una muerte anunciada.